Argentina 200 años de Independencia

200 AÑOS DE INDEPENDENCIA

 

INSTITUTO NACIONAL SANMARTINIANO

Ministerio de Cultura Escudo Nacional Presidencia de la Nación

Libertador José de San Martín
Click

 

 

DOCUMENTOS

051 | Relatos de contemporáneos - Recopilados por José Luis Busaniche

Llegada de San Martín a Mendoza

Tres meses pasó San Martín en Córdoba. En Julio tuvo la buena noticia de la rendición de Montevideo, pero conoció también la abdicación de Napoleón, y la consiguiente restauración de Fernando VII en el trono de España; este último suceso, traería graves consecuencias en la guerra de independencia americana. San Martín, en buenos términos con el Director Posadas, pidió la gobernación de Cuyo, con asiento en Mendoza, y fue nombrado para ese cargo el 10 de agosto. En septiembre, hallábase en aquella ciudad. Damián Hudson, historiador mendocino, en su libro Recuerdos históricos de Cuyo, rememora la llegada San Martín a su "ínsula cuyana".

"Estábase ya a fines de ese mismo año de 1814, cuando llegaba a Mendoza el nuevo gobernador nombrado. Los corazones mendocinos se estremecieron de vivo entusiasmo a la presencia del joven general.

"Su recepción fue festejada con las más vivas demostraciones de adhesión y amor hacia su persona, y, desde entonces, jamás Mendoza desmayó en un solo día, de la casi idolatría que tuvo por el general San Martín. El, a su vez, pagóla con una extremada predilección, con la más distinguida estimación, con los gratos recuerdos que constantemente consagró a esa cuna de sus imperecederas glorias. Su elevada estatura, su continente marcial, sus maneras insinuantes, cultas y desembarazadas, su mirada penetrante y de un brillo y movilidad singulares, revelándose en ella el genio de la guerra, la aptitud sobresaliente del mando; su voz tonante de un timbre metálico, su palabra rápida y conmovente, sus costumbres severamente republicanas; todo esto, reunido a las altas dotes que sus ilustrados biógrafos han descripto, presentábanle como un hombre de Plutarco, llevado en hombros de la popularidad.

"No podía el gobierno general haber hecho una más acertada elección del jefe a quien confiaba tan delicado puesto con la intuición, tal vez, de la inmensa trascendencia que una tal medida iba a tener dentro de poco tiempo.

"Con la penetración de poderoso alcance, con el golpe de ojo dado sólo al genio, que descollaban entre sus demás eminentes cualidades, San Martín, pasando por San Luis, llegando a Mendoza y visitando a San Juan, abarcó con una sola mirada, por decirlo así, la grande importancia, las inmensas ventajas que poseía la provincia de Cuyo para dar un fuerte impulso con su valioso e inmediato concurso a la gigantesca empresa de nuestra independencia." Damián Hudson.


San Martín en Mendoza (Abril de 1819)

En abril de 1819, visitó a San Martín en Mendoza el viajero inglés Jhon Miers. Iba de paso a Chile, para ocuparse en trabajos de minas y en ese país se vinculó más tarde a la facción de Lord Cochrane. En su libro "Travels in Chile and La Plata", describe así su entrevista con San Martín: "Después del breakfasf, fui a entregar unas cartas que traía desde Londres para Don Juan de la Cruz Vargas, Director de Correos. Vargas vivía en los suburbios y me recibió con mucha bondad, prodigándome después toda clase de atenciones durante el tiempo que permanecí en Mendoza. Fui luego a visitar al general San Martín y a entregarle cartas que también traía para él. Mientras esperaba, entré en conversación con dos de sus edecanes por quienes supe la noticia del ataque de Lord Cochrane al Callao. El general me recibió muy cortésmente. Era un hombre alto y bien proporcionado, enhiesto y de anchas espaldas, de piel cetrina y mirada viva y penetrante, cabello muy negro y anchas patillas. Hablaba en forma rápida y vivaz. Me ofreció toda la ayuda que pudiera serme necesaria y me prometió darme una carta para O'Higgins, el Supremo Director de Chile, invitándome a pasar por su casa esa noche.

"Al anochecer me visitaron don Cruz Vargas y don Ildefonso Alvarez, este último hermano del diputado que yo había conocido en Londres; era uno de los edecanes de San Martín. Ambos me acompañaron a casa del general donde fui recibido con mucha amabilidad. La conversación recayó sobre granadas y otros proyectiles militares, a cuyo respecto me hizo muchas preguntas, mostrándose muy interesado. Después de estar con él cosa de una hora, me pidió que lo viera en la mañana siguiente a objeto de darme la carta para el general O'Higgins. Don Cruz Vargas se quedó para acompañar al general San Martín a la tertulia del gobernador. Alvarez se vino conmigo a la posada donde pasó la noche y me entretuvo contándome sus andanzas con el ejército de Belgrano en el Alto Perú.


Instituto Nacional Sanmartiniano
Ministerio de Cultura de la Nación